Ultrasonografia “Doppler” Transcraneal y Extracraneal

Todas Las Especialidades Para QueUltrasonografia Doppler Recupere Su Salud Auditiva Y De Equilibrio!

Ultrasonografia “Doppler”
Transcraneal y Extracraneal

El 90% de nuestros pacientes consultan por mareo con un diagnóstico previo atribuible a problemas de columna cervical. El poder medir la dinámica circulatoria cerebral nos permite observar que el 15% de este grupo presenta mareo de causa cervical por variaciones en el flujo de la arteria vertebral y 60% de arteria supratroclear rama terminal de la carótida interna, asciento de los núcleos vestibulares y el 15% de la arteria cerebral anterior, también parte terminal y asciento de núcleos vestibulares, de aquí la importancia de conocer el flujo arterial intracerebral.

Entre las causas de enfermedades neurootológicas predominan las afecciones vasculares, por lo tanto introducimos en la rutina diaria métodos no invasivos, a efecto de estudiar la dinámica circulatoria cerebral.

Con el equipo Sonotechnik para doppler transcraneal y extracraneal estudiamos la dinámica circulatoria cerebral con la Ultrasonografía por efecto Doppler USD, la cual consiste en apoyar sobre la superficie craneal una sonda capaz de emitir sonidos en una frecuencia (variable de acuerdo a la profundidad de la arteria en estudio).

El sonido es reflejado por la columna de eritrocitos (glóbulos rojos) que circulan por la arteria, lo que permite por métodos de computación evaluar diferentes parámetros arteriales:

  • velocidad
  • flujo
  • dirección de la corriente sanguínea
  • resistencia periférica
  • grados de estenosis (oclusión)

De acuerdo a la profundidad de las arterias cerebrales a estudiar, la Ultrasonografía por efecto Doppler puede estar orientada a las arterias extracraneales –USD Extracraneal–, o a las arterias que están dentro del cráneo -USD Transcraneal-.

Ultrasonografia DFMareos tratamiento.Mareos causas.

Técnicas de Ultrasonografía Doppler:

* Eco-doppler de troncos supraórticos (TSA)

* Doppler de TSA y transcraneal (TC).

Ambas técnicas son complementarias y en el caso que sea posible, deben realizarse de rutina en todos los pacientes con desequilibrio. Nos permiten identificar los casos con:

A) Isquemias u oclusiones de arterias cerebrales:

Oclusión de la carótida interna (ACI) extracraneal, valorando también su repercusión hemodinámica y las suplencias intracraneales.

Estenosis significativa de la carótida extracraneal.

Estenosis arterial intracraneal proximal.

Oclusión de la ACM (en su porción M1) y su posible recanalización espontánea o con trombólisis. En pacientes con oclusión de arteria cerebral, el doppler TC permite también la valoración de la suplencia leptomeníngea que se haya podido establecer, lo cual posee importante valor pronóstico.

Microangiopatía cerebral (se observa un aumento generalizado de las resistencias periféricas).

Presencia de microémbolos en ACM en casos de cardiopatía embolígena y/o estenosis ateromatosa de ACI extracraneal.

Foramen oval permeable, mediante la detección de microburbujas de aire en la ACM, tras inyectar por vía intravenosa suero salino previamente agitado con aire y realizar el paciente un Valsalva.

B) Hipoflujos o hiperflujos de arterias:

Mareo y vertigo, otoneurologo DFEl flujo supraorbitario es el resultado de la compensación hidrodinámica entre el sistema carotídeo interno y externo. Las arterias vertebrales junto con las carótidas internas son las encargadas de irrigar el tallo cerebral, lugar de asiento de los centros de coordinación del equilibrio.

La prevalencia de una estenosis significativa de la arteria carótida interna está relacionada con la edad, sexo y los factores de riesgo como el tabaquismo, la DIABETES, la hipertensión y la hipercolesterolemia.

La aterosclerosis de la aorta ABDOMINAL, se desarrolla de manera temprana y las arterias carótidas y coronarias se afectan cinco a diez años después.
La aterosclerosis carotídea tiene una marcada tendencia a desarrollarse en la bifurcación a nivel del bulbo (seno) carotídeo, extendiéndose a 2 cm en dirección cefálica hacia el origen de la arteria carótida interna, este fenómeno puede suceder sin que se provoquen síntomas, y ser la fuente de microembolismos a nivel superior.

Usando el ultrasonido Doppler se ha encontrado una prevalencia mayor de 50% en la población entre 45 y 65 años con un 3 al 7%.

Al estudiar 2,500 pacientes con vértigo, Bertora y Bergmann encontraron que el 48.16% de los casos tienen antecedentes de origen vascular predominando dentro de este grupo las patologías secundarias a procesos de origen vascular predominado dentro de este grupo las patológicas secundarias a procesos de alteraciones hidrodinámicas dentro del capilar con 20.92% para la hipotensión y 20.34% para la hipertensión. En nuestro estudio (1500 pacientes) tenemos similares resultados. El síntoma vértigo puede presentarse en un 90% de los casos en cualquiera de sus manifestaciones, desde inestabilidad hasta pérdida total del equilibrio como consecuencia. De este modo es importante tener un método de diagnostico fácil, rápido, confiable y de relativo bajo costo para la valoración pacientes, encontrando en el Doppler estas características, aunado a ser un método no invasivo y multiplanar, con una exactitud diagnóstica de 90%, aproximadamente, para algunos casos. A través de la Ultrasonografia Doppler de cabeza y cuello (USD), el médico puede auxiliarse para complementar su mejor diagnóstico, correlacionando los antecedentes, cuadro clínico, resultados vestibulares (exploración de los sistemas vestibuloespinal, retinoocular, vestibulocoocular del paciente con vértigo).